Friday, November 18, 2005

OMM 2005

La semana pasada se llevó a cabo la XIX Olimpiada Mexicana de Matemáticas, en Campeche.

Por primera vez en 7 años, me tocó volver, esta vez del otro lado del equipo.

En cuanto a números, Baja quedamos en lugar 11 de entre los 32 estados. Por 10 año consecutivo, se obtuvo al menos una medalla de oro, y aprte de eso, nadie se vino con las manos vacías (3 bronces y 2 pseudo-menciones honoríficas).

...

Fue la masacre de árboles inocentes más grande que me ha tocado presenciar... copias, tras copias, tras copias... rotafolios y cartulinas... regla y compás...

Fue también la masacre más grande de egos olímpicos que parece haber habido en la historia de los nacionales. Tan bajas estuvieron las puntuaciones, que no hubieran habido menciones honoríficas de no haber sido porque se propuso bajar el puntaje y crear la pseudo-mención "reconcimiento al esfuerzo" (que esta medio mal el nombre, porque implica que quienes no se lo merecieron, no se esforzaron).

...

Hay cosas que no han cambiado de lo que yo recuerdo, y mientras en aquellos tiempos ciertos participantes medio neofitos preguntaban "¿qué son dígitos?" hoy preguntaban "¿qué es semejanza?" o "¿qué son primos relativos?". (que a simple vista parecerían preguntas más sofisticadas, pero en realidad son prerrequisito para cualquiera que le quiera entrar a los golpes en el nacional)

...

Hay cosas que han cambiado...

Para empezar, la proporcion de olímpicas/olímpicos aumentó de 1:5 a 1:3.

Regla y compás no fue tan divertido como lo recuerdo (¡qué estaban pensando al escribir acerca del tocino?), y se me figuró más como el chat particular de ciertos personajes que ya se conocían y daban carrilla entre sí, dejando lugar si acaso para publicar un par de mensajes de los demás.

Y la frase que se me quedó grabada: "¿a cuántas olimpiquitas no ... anoche?". Eso no pasaba por la cabez de uno en mis tiempos...

...

Me gustó que no existen distinciones de edades. Lo mismo aventaron a la alberca a los participantes, que a la presidenta del comité. Los responsables, son ya sea los personajes eternos de la olimpiada (como Toño), o ex-olímpicos recientes.

No hay formalidad, en cuanto a las ceremonias se refiere. Y, mientras admito que si me agrada hasta cierto punto la elegancia con que se llevan a cabo algunas ceremonias (creo que es lo mejor que saben hacer en CETYS, por ejemplo), el convertir la ceremonia de premiación en un concurso de disfraces y carteles de humillación (a causa de las apuestas entre delegaciones), aún y cuando contamos con la presencia del gobernador à la Schrödinger (que es el gobernador, y no es, y uno no puede saber sino hasta que ya empezó la ceremonia).

...

Aprendí que los puntos no se regatean, como me habían platicado, sino simplemente se defienden con estilo. Es decir, no se deberían pedir puntos de más, pero si estar pendiente de ciertos golpes de suerte al tratar con los coordinadores.

Nos felicitó una coordinadora por hacer un buen papel en la defensa de puntos!

Es MUCHO trabajo ir como acompañante, pero divertido de todos modos.

...

Espero y poder andar en el chisme el año que viene también...

2 comments:

Pueblerina said...

Que les hacen a las Olimpiquitas???!!!

Pablo said...

Eso que se te pueda haber ocurrido precisamente...

Y ciertas cosas que pasaron, como el hecho de que se que hay quienes no llegaron a sus cuartos a dormir, me hace pensar que tenia razon quien pregunto.