Thursday, January 19, 2006

Libertad de elección

Hace tiempo, cuando aún tenía la costumbre de rezar todas las noches antes de quedarme dormido, me dio por ponerme a meditar lo que hacía, y llegué a lo que para mí en aquel entonces, fue un gran descubrimiento...

¿Quién soy yo, simple e ingenuo mortal, para pedir a Aquel, que todo sabe y puede, y que se supone siempre vela por mi bienestar? ¿Acaso no estaría El más capacitado que yo para saber qué es lo que realmente me conviene?

Y concluí entonces, que era más apropiado (me gustaría decir inteligente) el sólo dar gracias por aquello que me tocó, y lo que vendrá, al fin y al cabo, aunque no lo entienda en el momento, sería por mi bien, ¿no?

[Intermedio: Años después, salió la película de "Bruce All Mighty" e hicieron esa misma afirmación. Pero puedo decir, sinceramente, que se me ocurrió primero]

***

En alguna parte del "Laberinto de la Soledad" de Octavio Paz, recuerdo que habla con mucha esperanza por el futuro de México, cuando llegasen los días en que la democracia fuese adecuadamente practicada, habla como si fuera la panacea a los problemas del país.

Pasaron los años desde que Paz lo escribió. Creo que se puede afirmar que hoy en día sí se hace valer el voto de las personas, que ya no se obliga a nadie a votar por el partido oficial (al menos ya no he oído que se practique como antes), hoy si es posible que uno eliga quién quiere que le robe.

Pero el ideal de Paz no se ve haberse cumplido... ¿qué salió mal? ¿qué le falló al fijar sus esperanzas de esa manera?

Tal vez, entiendo mal el concepto yo, y realmente no se ha logrado lo necesario para el sueño de Paz.

O tal vez, la aplicación esta fundamentalmente equivocada...

[Intermedio II: Si no mal por definición, al menos la actual implementación, como la conocemos en México, es insuficiente. Hace años que en teoría de juegos se han desarrollado varios y mejores sistemas de votación que aquellos que se basan en mayoría absoluta]

Equivocada, en el sentido de lo que dije al inicio del post, que reescrito de otra manera dice: no es cierto que todas las personas tienen la capacidad de escoger adecuadamente aquello que más les convenga.

[Intermedio III: Eso, según como lo entendí yo, es parte de las principales ideas de la novela de "Yo, Robot" de Asimov, idea que la película no logró transmitir, por cierto]

De la misma manera que un padre o una madre no pueden conceder todos los gustos de sus hijos, o que Dios no cumpla todas las peticiones que se le hacen, por las mismas razones que las drogas y las apuestas son ilegales, creo yo que no se debería dejar a todos votar para escoger sus gobernantes.

Porque, creo yo, una considerable porción de las personas, tienden(tendemos, pues!) a elegir el camino más fácil o el beneficio más fácil de reclamar...

Y antes de ver lo que sucedera los próximos n años, o tomarse la molestia de al menos razonar un poco, veo el beneficio inmediato:
* Ganó mi partido
* Ganó mi gente, de manera que agarro hueso yo también
* Ganó quien hizo las mejores promesas (aún estando consciente de que los políticos de carrera son capaces de pararse en un estrado, ver por la cámara directo a los ojos de los votantes, y mentirles descaradamente)

En el mundo más cercano a la utopía que me puedo imaginar, habría suficiente gente bien intencionada, para designarlos miembros de una oligarquía que tomase las decisiones que mejor convengan a la mayoría.

Difícil, sí, pero se me hace más creíble que haya el puñado de gente necesaria para ello, que el que el total de la población se digne en razonar adecuadamente cada decisión que tome.

4 comments:

VERDETTE said...

que onda contigo brain?
que hay de nuevo?
un holla!!

Pablo said...

Ando algo corto de inspiracion pa' escribir...

Pero, al rato pongo algo...

Saludos

Germán said...

Que onda Pablo. Ya tenía rato de no checar tu blog. Muy interesante el post, la verdad a veces duda uno mucho las ideas detrás dela democracia. COmo dices, de plano no todo mundo esta muy informado como para tomar decisiones tan importantes. De plano si no sabs por quién votar, mejor abstente. Pero OJO, aunque uno vaya a abstener, tiene la obligación moral de ir a la casilla y quemar su boleta, o rayarla o lo que sea. No se vale no ir. Es un crímen eso.

Aparte, creo que tu analogía religiosa es bastante acertada. Según recuerdo, y mis recuerdos son un poco borrosos, la religión católica está basada completamente en el libre albedrío del ser humano. Dios no tiene el poder como para hacer tus decisiones (y segpun recuerdo es algo que manejan también en la de "Bruce Almighty").

Esto creo que significa que hay que tener mucho cuidado cuando uno toma decisiones, ya que ni Dios ni el diablo tieen la culpa, sólo uno mismo. El total y libre albedrío te fuerza a tomar responsabilidad por tus acciones, en lugar de ponerte en las manos de une deidad o de la misma suerte.

Saludos!

Pablo said...

Eh! No se me habia ocurrido lo de anular mi voto, buena idea!!

En cuanto a libre albedrio, 'tamos de acuerdo... creo que ese "tu eres responsable y no la deidad o la suerte" es el corazoncito del mensaje de Nietzsche, por cierto...


Saludos